gototopgototop

Colecciones entricíclopes

Miradas entricíclopes
mirada-4
Viernes, 17 de Mayo de 2013 08:51

Antonio Tabucchi escribe en Sostiene Pereira:

tabucchi--644x362“Y en ese momento a Pereira le vino a la cabeza una frase que le decía siempre su tío, que era un escritor fracasado, y la repitió. Dijo: La filosofía parece ocuparse sólo de la verdad, pero quizá no diga más que fantasías, y la literatura parece ocuparse sólo de fantasías, pero quizá diga la verdad. Monteiro Rossi sonrió y dijo que le parecía una buena definición para ambas disciplinas”.

Creo que, en este caso, la aclaración –que era un escritor fracasado– es sencillamente sublime.

¿Estoy de acuerdo con Pereira y Monteiro?, ahora mismo creo que sí, pero no dejo de darle vueltas. Mañana quién sabe.



Juan Pedro Rodríguez

Editor

ojospapel


 
Mirada-3
Lunes, 21 de Enero de 2013 12:18

Clara Janés nos enseñó la magia. Que existe algo, tal vez un hilo que nunca lograremos ver, que nos une a otras personas independientemente de la parte del mundo en la que se encuentren. Un hilo que se nos queda trabado en un dedo y del tira con suavidad un quatum, unos ojos que parpadean después de leer un verso, una gaviota desorientada que no encuentra el acantilado. Pequeños tirones que nos llevan a encontrar el otro extremo del hilo, trabado en el dedo de alguien que, sin saberlo, nos esperaba. Una historia sobrecogedora que llenó de lágrimas los ojos de los que tuvimos la suerte de escucharla aquella tarde.

Lugar: Fundación Centro de Poesía José Hierro. Getafe.

Momento: El ideal, un lunes por la tarde después de una sesión de poesía con los Divagantes.

Parecía que iba a ser una lectura más. Clara Janés leía sus propios poemas y alguno de Vladimír Holan, poeta Checo que ella traduce. Pero entre poemas nos fue contando su historia. La historia de cómo Clara descubrió a Vladimír y de cómo Vladimír descubrió a Clara.

Esta historia os la podría contar yo pero seguro que olvido algún detalle. Todos los que nos dedicamos a esto de la literatura sabemos que los detalles son imprescindibles, necesarios.vladimir

Podéis escucharla en este enlace:

http://www.ivoox.com/en-silencio-abre-programa-24-ii-audios-mp3_rf_1623377_1.html

No sintáis vergüenza si se os escapa alguna lágrima. Estáis vivos, simplemente eso.

Después de esa tarde me pasé por la biblioteca Jorge Luis Borges de Getafe y saqué el único libro que tienen de Vladimír Holan: Avanzando, traducido por Clara Janés.

En ese libro escribe cosas como esta:

Sólo por un momento te olvidé

y la noche se hizo tan densa

que ella sola abrió la puerta del piso

de donde rápidamente me desalojó

tu ausencia…

No pude evitar echar un vistazo a la ficha del libro, donde se apuntan las fechas para su devolución. Esto fue lo que vi:

                11-jun-1991

                16-jun-2004

                17-ene-2013

En veintidós años tres personas hemos sacado este libro, trece años entre el primero y el segundo, nueve entre el segundo y el tercero. Según la Wikipedia Getafe tenía en 2010, 169.130 habitantes.

Me hago preguntas. ¿Algo no funciona bien o yo soy un ingenuo por creer que existe un camino diferente al camino que los demás siguen?, ¿por qué no llega el mensaje?

Tal vez es que no tenemos hilos trabados en los dedos, o quizá, sí los tenemos, pero tira de ellos un quatum malvado que nos lleva a todos los sitios menos al que tenemos que ir.


Juan Pedro Rodríguez

Editor.

ojospapel


 
Mirada-2
Miércoles, 02 de Enero de 2013 11:54

schopenhauer“Los libros malos son un veneno intelectual que destruye el espíritu. Y porque la mayoría de las personas, en lugar de leer lo mejor que se ha producido en las diferentes épocas, se reduce a leer las últimas novedades, los escritores se reducen al círculo estrecho de las ideas en circulación, y el público se hunde cada vez más profundamente en su propio fango.”

Esto lo escribe Enrique Vila-Matas en Bartleby y compañía, y se lo atribuye a Schopenhauer.

Schopenhauer nació en 1788 y murió en 1860, ¿realmente esto lo escribió Schopenhauer?, ¿puede alguien confirmarlo?, Schopenhauer creo que no puede. Tal vez Vila-Matas pueda. Si lo escribió Schopenhauer lo hizo hace más de 150 años. ¿Quiere esto decir que ya en aquella época existía la dualidad libros superventas de escaso valor literario frente a libros de calidad literaria y pocas ventas?

De ser así estamos ante un problema de difícil solución.

¿Qué se puede hacer para que la gente lea un libro escrito por un autor que vive y siente la literatura y deje de lado los libros diseñados para vender, los productos de consumo?, ¿quién tiene la culpa, los que están en este mundo para hacer dinero o los lectores que prefieren no pensar, que disfrutan hundiéndose cada vez más en su propio fango?

 

 

 

Juan Pedro Rodríguez.

Editor.

ojospapel

 

 

 
Mirada-1
Martes, 18 de Diciembre de 2012 12:21

20091201elpepucul_15En esta sección voy a hablar de libros leídos y de sus autores y me da lo mismo si están vivos o muertos, y me da igual que editorial los edita. Esto no es comercio, es literatura y me vale con que uno de vosotros se acerque a una librería y pregunte por él.

Y no encuentro mejor forma de empezar que hablando de Wislawa Szymborska; de su poemario: El gran número – fin y principio.

Después de ser galardonada con el Premio Nobel de Literatura en 1996, la editorial Hiperión tuvo el acierto de reunir y traducir este conjunto de poemas.

A pesar de ser prácticamente desconocida en España y ante la dificultad añadida de conseguir que el público se interese por la poesía, este poemario alcanza ya la quinta edición. Se convierte en un título imprescindible en cualquier biblioteca que quiera hacer honor a su nombre.

Szymborska con un lenguaje claro y sin revestimientos artificiales nos sitúa frente a nosotros mismos. Tiene la mágica habilidad de hacer que nos veamos reflejados en el blanco fondo de las hojas mientras, como surgidas de algún remoto lugar, sus palabras nos acarician envueltas en el humo de sus cigarros, en la melodiosa y apacible voz que, inevitablemente, imaginamos caracterizaba a esta escritora. Después de leer cada poema nos vemos obligados a cerrar el libro, a mirar a un lado y a otro y, con el asombro aún creciéndonos dentro, preguntarnos sobre todos aquellos temas que hemos, en estos tiempos, dejado al margen; el hombre, la vida, la naturaleza…

Y no podrá enturbiar el placer de leerla ni siquiera la polémica agravada hoy, meses después de su muerte, en torno a su lugar de nacimiento. Disputa que ha marcado su vida desde el inicio. Nacida, según su partida de nacimiento, en la localidad de Bnin y según la tradición familiar en Kórnik.

¿Qué importancia puede tener nacer en un lugar o en otro?, lo importante es disfrutar de la lectura de su poesía, dejarse iluminar por las ventanas que abre y respirar sintiéndote nuevo, mejorado.

Sin duda, este mundo sería un lugar más agradable si todos leyésemos a Szymborka.

De hecho, todos deberíamos ser un poco más szymborskos.

 

Juan Pedro Rodríguez.

editor.

 

ojospapel

 
Copyright © 2017 ediciones entricíclopes. Todos los derechos reservados. Hosting Joomla Web Empresa.